Gap se dispara en Bolsa cerca del 30% tras mejorar la rentabilidad y pese a la caída de las ventas | Economía

Gap da señales de vida. Tras un periodo de interinidad y de deriva, el nuevo consejero delegado, Richard Dickson, procedente de Mattel, ha entrado con buen pie en la compañía. El grupo se ha disparado este viernes en Bolsa cerca de un 30% en las operaciones fuera del horario habitual del mercado tras presentar unas cuentas que superaron las expectativas de analistas e inversores. Las acciones, que ya cotizaron al alza el jueves fuera del horario habitual de mercado, han abierto este viernes con una subida del 20%, han llegado a marcar un máximo de 18,14 dólares, que implicaba una revalorización del 32,7%, y luego han cedido algo de terreno. A una hora del cierre subían un 29%

El beneficio ha sido mayor que el esperado y la caída de las ventas, menos pronunciada de lo que se temía. Eso no quiere decir que los resultados sean buenos. La cifra de negocio se reduce un 6,7%, hasta 3.767 millones de dólares en el trimestre (unos 3.470 millones de euros al tipo de cambio actual) en el tercer trimestre y cae un 6,9% en el acumulado de los primeros nueve meses de su ejercicio fiscal, hasta los 10.591 millones ingresados de febrero a octubre, según las cuentas presentadas por la empresa.

Los ingresos resisten gracias a su principal cadena, Old Navy, cuyas ventas bajan un 0,5%, hasta 2.126 millones en el trimestre, aunque eso después de un año que fue desastroso para dicha enseña. La cadena que da nombre al grupo, Gap, sufre una caída del 15% en las ventas, hasta 887 millones en el tercer trimestre, mientras que Banana Republic retrocede un 11% y la marca deportiva Athleta, en la que el grupo había puesto grandes esperanzas de crecimiento, se hunde un 18% pese a concentrar la mayoría de las aperturas.

Leer más  El FMI mejora por segunda vez su perspectiva de crecimiento para Latinoamérica hasta el 2,3% | Economía | América

Como numerosas compañías comerciales estadounidenses, Gap no publica sus cuentas por trimestres completos, sino por semanas. Y la mejor noticia por el lado de los ingresos es que el cuarto trimestre de este ejercicio fiscal tendrá 14 semanas, en lugar de las 13 del año pasado. Según sus estimaciones, eso tendrá un impacto positivo en las ventas netas de 150 millones de dólares, que le permitirá igualar o quedarse cerca de la cifra de facturación del año pasado de 4.200 millones de dólares del cuarto trimestre. “Los signos positivos en Old Navy y Gap equilibran el trabajo continuo en curso en Athleta y Banana Republic”, dice la empresa, que recuerda que la venta de Gap China a Baozun se cerró el 31 de enero de 2023 y que los ingresos del cuarto trimestre de 2022 incluyeron unos 90 millones de dólares en ventas de Gap China.

A diferencia del grupo español Inditex, Gap no ha sabido hacer frente a los retos del comercio electrónico, pese al tirón inicial derivado de la penetración de la venta online en su principal mercado. El grupo que fue líder entre las cadenas de moda hace dos décadas ha estado languideciendo y perdiendo fuelle durante año, sin respuesta ante la pujanza de Inditex, H&M y Fast Retailing, por un lado, y de Shein y Amazon, por otro. En el tercer trimestre, mientras las ventas en tienda caen un 6%, las ventas online retroceden un 8%, aunque aún suponen un notable 38% del total.

Mejora de márgenes

Aunque la primera línea de la cuenta de resultados siga reflejando descensos, la compañía ha logrado mejorar márgenes y rentabilidad, en parte por menores rebajas y promociones a las de hace un año y en parte por una mejor gestión del inventario y los costes. Los resultados, según Dickson, demuestran la capacidad de Gap de “impulsar la disciplina operativa y financiera”. El margen bruto fue del 41,3%, 3,9 puntos porcentuales más que hace un año o 2,6 puntos más que el margen bruto ajustado, que excluía 53 millones de dólares en cargos por deterioro relacionados con la ruptura del negocio de Yeezy Gap.

Leer más  BCE: Lagarde: de los tipos negativos a la mano dura en solo medio mandato | Economía

Esa mejora de márgenes se traslada hacia abajo en la cuenta de resultados y permite al beneficio operativo del trimestre crecer un 34%, hasta los 250 millones de dólares. Créditos fiscales que se apuntó el año pasado provocan que el resultado neto caiga en el trimestre un 23%, hasta 218 millones de dólares, pero esa cifra es muy superior a la que esperaban los analistas. En el conjunto de los primeros nueve meses, el beneficio aumenta de 71 a 317 millones de dólares.

Además, el grupo ha decidido frenar su plan de aperturas. La empresa prevé ahora unas inversiones de unos 475 millones de dólares para el actual ejercicio, por debajo de su rango anterior de entre 500 y 525 millones de dólares, debido en parte a la menor apertura de tiendas. Ahora espera abrir un total neto de 15 a 20 tiendas Old Navy y Athleta en el ejercicio 2023. La empresa sigue esperando cerrar un total neto de unas 50 tiendas de Gap y Banana Republic este año, completando así su plan de cerrar 350 tiendas de Gap y Banana Republic en Norteamérica para finales de este ejercicio. El grupo tenía 3.533 tiendas en más de 40 países el pasado 28 de octubre, incluyendo 935 franquicias. La compañía vale algo más de 5.000 millones de dólares en Bolsa.

Los resultados de Gap están en línea con los de firmas como Target y Macy’s, que también registraron mejoras de rentabilidad a pesar de los descensos trimestrales de las ventas en las mismas tiendas. La mayoría de los minoristas, incluido el gigante Walmart (que cayó con fuerza este jueves en Bolsa), se han mostrado cautos con la evolución de las ventas en el trimestre navideño, el más importante del ejercicio.

Leer más  El turismo cierra su mejor octubre: la llegada de viajeros extranjeros bate el récord de 2019 | Economía

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO